Entre líneas: decisiones económicas anunciadas por Lenín Moreno

Lenín Moreno se reunió con empresarios el martes 10 de marzo para informar sobre las medidas económicas.

Lenín Moreno se reunió con empresarios el martes 10 de marzo para informar sobre las medidas económicas.

Por: Andrés Sebastián Tamayo Villarroel

Twitter: @tamayo95se

La noche del 10 de marzo de 2020, el primer mandatario del Ecuador, Lenín Moreno, a través de una cadena nacional, informó sobre las decisiones económicas a las que el país se expondrá para mitigar el impacto de la caída del petróleo y la crisis económica que ha generado el coronavirus.

Moreno, durante el inicio de su intervención, anunció que la pérdida por la reducción en el precio del barril de petróleo es de USD 8 millones diarios y que, su efecto, de no actuar, recaería en el sistema de educación, salud y toda la economía nacional. Su argumento osciló, una vez más, en que la culpa no es de su Gobierno sino de Rafael Correa. Aseguró que el régimen anterior “se comió las reservas monetarias”, que salvarían la situación actual de los ecuatorianos. También dijo que prefirió la paz, en el marco de lo suscitado en octubre de 2019, pese a que esas medidas hubieran mermado la coyuntura económica presente.

Luego de endosar a terceros la situación de la economía ecuatoriana, corresponsabilizó la solución. Frente a ello, afirmó que la ama de casa, los estudiantes, choferes, maestros, trabajadores de la salud, artistas, agricultores, empresarios, constructores, funcionarios y empleados, deben “tomar conciencia para crecer, avanzar y edificar”. De lo contrario, “nunca saldremos adelante”, dijo Moreno.

En efecto, el discurso del primer mandatario especifica que el Gobierno actual no tiene la culpa, pero dice también que no lo puede solucionar por ello, apelan a la corresponsabilidad. En palabras textuales expresó que “ni su presidente, ni todos sus ministros podemos solucionar solos una situación tan compleja”.

En cuanto a las decisiones anunciadas existen contradicciones pues, el discurso de Moreno afirma que “no quiere hacer despidos masivos” pero, eliminará entidades que generan empleo cuyo efecto, valga la redundancia, serán despidos masivos. Entre ellas se encuentra la Secretaría de Juventudes, cuatro agencias de regulación y control, tres institutos, tres empresas públicas, cuatro secretarías técnicas y la Empresa de Medios Públicos.

Otra medida que llama la atención es el incremento del 0.75% de la retención en la fuente del Impuesto a la Renta en el sector bancario, petrolero y de telecomunicaciones. Este elemento permite recaudar liquidez mensual en las arcas del Estado, mas no genera un aporte del sector privado. Lo que se puede interpretar de este anuncio es que, quienes presten servicios a los agentes de retención, en este caso particular el sector bancario, petrolero y de telecomunicaciones, cobrarán el 0.75% menos del valor de la factura por el servicio prestado. Por ejemplo, si el valor de retención a la fuente era del 1% ahora será del 1.75%.

A simple vista parece una medida enfocada en la contribución del sector empresarial, pero no es así. El valor total retenido, luego de la culminación del periodo contable, se devenga del valor del impuesto que debe pagar cada contribuyente al Servicio de Rentas Internas. Si el valor retenido excede al valor del impuesto, el monto restante deberá ser devuelto al contribuyente en un plazo de 120 días, con solicitud previa. Por ello, esta medida recauda fondos mensuales que otorgan liquidez al Estado, pero no significa un incremento de ingresos en el largo plazo.

En constancia, el aporte temporal de los servidores públicos de 4% (para quienes perciben ingresos entre USD 801 y USD 1.500; y 8% a quienes perciben más de USD 1.500. Junto con lo mencionado en los párrafos anteriores, demuestra que la clase media será quien arrime el hombro en esta crisis. Eso sí, a excepción de la Policía pues, para este sector, al contrario de la austeridad, el presidente manifestó que incrementará el presupuesto en USD 50 millones. Por el resto de ecuatorianos, Moreno tenía razón, las amas de casa, los estudiantes, choferes, maestros, trabajadores de la salud, artistas, agricultores, funcionarios y empleados serán los que se esforzarán para mermar los efectos de la situación económica del país.

Ante ello, surge una gran incógnita ¿por qué el sector privado que más tiene no es el que más contribuye ante la coyuntura presente? Por ejemplo, Banco Pichincha percibió USD 120 millones de utilidad durante el 2019, según la Superintendencia de Bancos; la Corporación Favorita C.A. ganó USD 2.000 millones de utilidad en el 2019, según la Superintendencia de Compañías; entre otros. A estos sectores, el Gobierno de Moreno no los ha sumado, contradiciendo una vez más su discurso pues el que más tiene no es el que más paga.

Finalmente, es preciso considerar que para este mes el Fondo Monetario Internacional (FMI) tenía previsto desembolsar USD 348 millones, pero el Estado ecuatoriano no cumplió las metas en materia económica y fiscal solicitadas por el multilateral. Con las medidas anunciadas se observa el interés por reducir aún más el gasto público y el respaldo del Gobierno hacia el sector privado de cara al visto bueno del FMI.  (O)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *