Una sentencia valiente que debe replicarse a otros niveles

El último fin de semana el país presenció algo que resultó extraño: Un juez dictó un fallo de acuerdo con la ley y el sentido común. Puede sonar exagerado, pero en los últimos 3 años lo último que se ha visto en Ecuador es real justicia.

El juez del Tribunal Contencioso Electoral (TCE), Fernando Muñoz Benítez, anuló las medidas solicitadas por Contraloría General del Estado y que luego fueron aprobadas por el pleno del Consejo Nacional Electoral (CNE) que buscaban inhabilitar a Fuerza Compromiso Social, Juntos Podemos, Libertad es Pueblo y Justicia Social.

El magistrado, en un extenso fallo, indicó que lo aprobado por el CNE “no es expresa, clara, completa, legítima y lógica”. Así, el doctor Muñoz derrumbó en derecho las intenciones políticas del contralor Pablo Celi y de ciertos vocales del CNE de proscribir a Fuerza Compromiso Social que actualmente acoge a los miembros de la Revolución Ciudadana.

Queda claro que ante esta valiente decisión, las fuerzas políticas y Carondelet no se quedarán de brazos cruzados. Seguirán en su intención de eliminar a lo que ellos catalogan como “correísmo”, la mayor fuerza política del país.

Es por eso que la decisión del juez Muñoz es aún más rescatable. Es señal de que aún existe dignidad en entre los administradores de justicia del país. Es muestra de que hay magistrados que anteponen la ley y la Constitución a pesar de las presiones políticas de Contraloría, Gobierno, Fiscalía, entre otros.

Ahora surgen esperanzas de ver si la Función Judicial del país se sacude del secuestro político que han vivido en el Gobierno de Lenín Moreno. Urge que el propio TCE deseche ese absurdo aprobado por el pleno del CNE que exige que los migrantes tengan que venir a Ecuador a inscribir sus candidaturas si desean terciar por un cargo de alcance nacional (parte de binomio presidencial o asambleísta nacional). Eso es un atentado a los derechos políticos de ecuatorianos en todo el mundo, más aún cuando vivimos en media pandemia por el coronavirus.

Y la cosa tiene que ir un poco más allá. Esperemos que la valentía del juez Muñoz sea replicado por los magistrados a cargo de conocer la etapa de casación del mal llamado “Caso Sobornos”. A todas luces, este proceso, plagado de ilegalidades, tiene como objetivo impedir la participación de Rafael Correa en los comicios de 2021.

Es claro que el “Caso Sobornos” se revertirá sin muchas complicaciones en cortes internacionales por sus atrocidades jurídicas. Eso es algo que deben tener presentes todos y cada uno de los actores judiciales que han aupado esta obra de persecución política.

Ecuador estará vigilante de las decisiones de la Función Judicial de las próximas semanas. En las conciencias de los jueces estará seguir sometido a un Gobierno en franca caída (atiborrado de casos de corrupción e indolente con su pueblo) o lograr que la justicia vuelva a estar en primera plana en Ecuador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *