Politizar a la juventud debe ser una prioridad

En las elecciones de 2017, de 225 candidatos que los partidos inscribieron para asambleístas, apenas 29 tenían menos de 30 años; es decir, solo el 12,8% de los postulantes, pero ninguno resultó electo. En la actualidad las reformas al Código de la Democracia aprobadas por la Asamblea Nacional en 2019, planteó que al menos el 25% de cada lista inscrita debe tener jóvenes. Es hora de hacer un llamado a la unidad de la juventud ecuatoriana para que busquen esos espacios de representación política del Ecuador en las próximas elecciones por ser la mayor fuerza del Padrón Electoral.

En función de estas concepciones, podemos argumentar que la política es un derecho de todas y de todos, y muy especialmente de los jóvenes organizados. Por tal motivo, es importante mantener la unidad para saltar de la crítica a la acción, para cambiar y transformar a la sociedad. Sin embargo, nos preguntamos ¿Cómo ven los jóvenes la política? Muchos no saben que responder y son gran parte del electorado. Según las proyecciones poblacionales del INEC, los jóvenes de entre 16 y 25 años suman 3 millones, y las y los adultos jóvenes, de entre 26 y 35, son unos 2,6 millones. Ambos grupos etarios significan cerca del 39,77% de los ecuatorianos. Por ello, ahora los partidos políticos deberán buscar llegar a este electorado con propuestas que le apunten a cambiar esa visión negativa sobre Ecuador.

Es deber de cada joven, es el de incentivar a la juventud para que haga un análisis de las realidades políticas del país y que transmitan el mensaje de quienes son los mismos de siempre que aspiran buscar un espacio electoral. Una manera de lograr esto es que las materias de ciencias sociales impartidas en los colegios no sean meras memorizaciones, sino más bien el análisis de los antecedentes y consecuencias de los diferentes hechos históricos que se estudian. Que abran los espacios de gobierno estudiantil para que en la práctica nuestros jóvenes y adolescentes conozcan la democracia y la búsqueda del bien común.

El recambio generacional no se va a dar, si no tenemos una juventud politizada que ocupe protagónicamente los espacios de toma de decisiones que les corresponde. Es urgente revolucionar a esta juventud tan aletargada en la televisión, en el celular, en el internet y en los videojuegos. ¡Los jóvenes no son el futuro, sino el presente para cambiar ese futuro incierto y alcanzar un futuro mejor con derecho, con igualdades! Hoy en día, los jóvenes deben hacer política porque sino la hacen, otros la harán por ustedes y en contra de sus decisiones, de sus propuestas, de sus pensamientos y actuaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *