Correa aúpa su postulación para el cargo de vicepresidente del Ecuador porque está habilitado para hacerlo

En la actualidad se escuchan muchos comentarios negativos, floridos, anti sonantes y demagogos de juristas, constitucionalistas y líderes políticos de oposición paladines, con relación a la aspiración política que tiene el expresidente Rafael Correa, de postularse como candidato a vicepresidente del Ecuador para las elecciones de 2021, desde un análisis exhaustivo de los artículos 142 y 149 de la Constitución Política de la República, el exmandatario sobre quien pesan dos órdenes de prisión preventiva; éstas, aún no lo inhabilitan porque no existe prohibición constitucional para que se postule al cargo con el cual busca allanar el camino de su regreso al país.

¡Aclaración! Según los rumores, Correa no puede ser candidato por el Movimiento Fuerza Compromiso Social que acoge a todos los que apuestan al proceso de la revolución ciudadana, por provisiones propias de la Constitución de 2008 y, tras la consulta popular de 2017, que establece que ninguna persona se puede reelegir por tercera vez para un mismo cargo. Eso sí, porque el expresidente tiene dos mandatos. Desde mi punto de vista, Correa sí puede ser candidato a vicepresidente, porque no se ha postulado en los anteriores procesos electorales para dicho cargo; y, en el contexto como maliciosamente se pretende hacerlo ver. Ecuatorianos bajo ningún parámetro jurídico o normativo, él no tiene prohibición constitucional.

¡Entredichos! Es evidente que una persona o candidato que tenga prohibiciones por una sentencia ejecutoriada, o de verse limitados sus derechos políticos no puede inscribir su candidatura y participar en las votaciones venideras. Pero este, no es el caso de ‘Rafael Correa’. Es indudable, él tiene un llamamiento a juicio por el -supuesto caso de secuestro- de Fernando Balda y una sentencia condenatoria en primera instancia, por el delito de cohecho, en el caso Sobornos, dictamen que todavía no se encuentra en firme, está en el ejercicio de los recursos que la ley franquea; por ello, no existe prohibición para que Correa sea candidato a vicepresidente porque no se ha dictado la sentencia que declare su culpabilidad penal.

¡Apuros! Aunque la Fiscalía, en días anteriores, pidió acelerar el proceso de sustentación de la audiencia por el caso sobornos, violentando todos los procedimientos legales para buscar sentenciar a Correa y a los otros procesados del delito de cohecho agravado. Me atrevo a decir, aunque no hay las pruebas suficientes que determinen el grado de responsabilidad y sanción, lo que tratan de evitar por todos los medios su aparición en la papeleta electoral. Ahora dicho proceso está en manos del Tribunal de Corte Nacional para que delibere la resolución. En el caso, de que todo juegue en contra como último medio se puede  presentar el recurso de casación.

¡Aspiración! Al mismo tiempo, Correa en ningún momento ha desmentido su deseo de terciar las contiendas electorales que se aproximan. El pasado jueves 25 de junio de 2020 durante un encuentro virtual con los medios de comunicación desde Bélgica, en donde reside actualmente asegura que, le gustaría ser candidato a vicepresidente. «Si me permiten seré candidato, veremos si es que eso ayuda a una victoria electoral. Tengo que estar ahí por mi patria; pero también por mis compañeros perseguidos, por la tranquilidad de nuestras familias. Nosotros somos gente honrada, los corruptos son los que nos persiguen”, señala.

¡Intromisión! Ante la inacción del Consejo Nacional Electoral (CNE), en la que Pablo Celi, contralor General del Estado, sancionó con la destitución a tres de sus cinco miembros, entre ellos, su Presidenta, por no acatar la disposición de invalidar la inscripción de las cuatro organizaciones políticas. Una de ellas era el Movimiento Compromiso Social, al mismo tiempo, Celi pidió multar a los tres consejeros quienes repelieron la advertencia acusándolo de “arrogación de funciones”.

Con lo ante mencionado, el expresidente debe seguir preparando su retorno como posible candidato a vicepresidente, pero esto se revuelve en el transcurso de los días. Aunque hasta el momento, el movimiento no confirma el nombre de quién iría junto a Correa como candidato a la presidente. Todo rueda a color esperanza, porque la Presidenta del CNE anuncia que, la fecha de las elecciones generales de 2021 no se moverán, pese a varios análisis realizados debido a los tiempos por la emergencia sanitaria.

Ciudadanos no nos dejemos engañar de esas vertientes mal intencionadas, que buscan crear divisiones antojadas; somos un país en que la tragedia está por doquier y a toda vista”.  ¡Qué no nos roben la esperanza de resurgir nuevamente porque llegará la hora de recuperar la patria, la volveremos a ver próspera y feliz! Los próximos días serán clave, se bebe estar pendiente y vigilante de lo que pueda ocurrir, porque no existe seguridad política, económica y jurídica a causa de que se violentan las leyes en el país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *